¡Nuestro primer examen frente a todos!

En algún momento de nuestra vida académica debemos enfrentar el miedo que nos provoca dar un examen oral, en el no solo se pone a prueba nuestra capacidad de memorizar y entender la materia, sino que le debemos contar con la habilidad de explicar de forma clara lo que se nos preguntará, un examen oral tiene la gran característica, la llamada incertidumbre. No sabes que te preguntarán (sus posibilidades son infinitas) y debes estar preparado para no fracasar en el momento.

¿Qué sentimos corporalmente cuando llega el momento de rendir nuestro examen oral?

  • Aparece el nerviosismo y estado de ansiedad
  • Se nos olvida lo estudiado, lo que llamamos MENTE EN BLANCO
  • Nuestro cuerpo puede comenzar a sudar
  • Movimientos involuntarios nos atacan
  • Alteración en nuestra respiración
  • Desconcentración y cansancio
  • Emociones al límite (por ejemplo, ganas de llorar sin razón)
  • Nuestro cuerpo se pone rígido
  • Muletillas al hablar
  • Sonrojarnos al hablar
  • Evitar como sea el contacto visual
  • Otras

*Estas son algunas de las reacciones de nuestro cuerpo más recurrentes, no siempre son todas y quizás puedan aparecer en ti otras completamente nuevas o simplemente diferentes.

Enfrentarnos a instancias como lo es un “examen oral” es comprender que debemos ser capaces de comunicar en diferentes planos, tales como:

Plano mental

Plano emocional

Plano físico

Debemos comprender que estos 3 planos anteriormente mencionados, deben encontrarse en equilibrio y contar con las herramientas para su control, debemos ser CONSCIENTES que, para un buen resultado, debe existir un entrenamiento y descubrimiento de estas herramientas que TODOS necesitamos.

En la imagen de arriba les dejamos 4 pasos importantes a considerar antes, durante y después de nuestro examen oral.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *